lunes, 14 de mayo de 2018

Que el miedo no gane la partida


Nuevamente nos golpean dos noticias relacionadas con el narcotráfico, una que nos saca los colores y evidencia en qué nos estamos convirtiendo. La otra, la de hoy, nos desgarra el corazón, nos paraliza y nos hace gritar Basta Ya!!! 
Los que somos de aquí somos plenamente conscientes de cuál es la situación y al mismo tiempo nos molesta en muchas ocasiones que desde los medios solo nos miren para lo mismo, pero en el fondo, entendemos que resulta difícil que sea de otra forma. Entre los algecireños(y los habitantes del Campo de Gibraltar en general) se viene comentando que esto se nos está yendo de las manos. Guardias Civiles y Policía Nacional claman que necesitan más medios y el ministro del interior regatea y sale por la tangente con declaraciones con las que el resto de los mortales no entendemos cómo no se le cae la cara de vergüenza. Desde dentro, nuestro alcalde sigue a lo suyo: legión, fotos, más fotos, cofradías y un séquito de imagen y comunicación, de fotógrafos y maquilladores a cada acto que asiste para quedar bien guapo en la foto. Sabe nuestro señor alcalde que eso le vale, y no mueve un puto dedo. No mueve un dedo, no le importa su ciudad que se desangra, porque quizás no la sienta suya. Hace falta mano dura, sí. Hace falta mano dura, por supuesto. Hace falta mano dura porque los narcos se han hecho con el poder y se saben impunes y esto, es realmente peligroso. Pero no solo la mano dura va a salvar esta situación. A largo plazo, como cualquier cosa, y especialmente si es un problema de gran complejidad, la educación tendrá la respuesta. La educación en mayúsculas, una educación  que inunde la ciudad y se sepa valedora de sus fortalezas y apueste por ellas. Y levante la cabeza y consiga que se miren los ciudadanos y  sientan que no tienen miedo, porque saben que están unidos y tienen el respaldo del ministerio, pero también de un ayuntamiento que les dé alternativas, que deje de favorecer la guetificación, que tanto parece que le conviene. Tal vez, a nuestro alcalde le convenga porque la marginalidad hace que suba la abstención y la abstención le conviene. No sé, tal vez, solo tal vez. Tal vez le convenga porque el resto del pueblo que ve subir la marginalidad lo único que sabe hacer es incrementar su miedo y, de paso, su odio. Mira hacia otro lado y los quiere lejos.
Pero los reductos marginales, al ser mayoría, se van haciendo fuertes. En una ciudad históricamente ligada al narcotráfico y cuyo paro asciende a pesar de la hipoteca medioambiental y de la salud que empezamos a pagar hace muchos años(y lo que nos queda) como consecuencia del cinturón de fábricas y ese puerto del que tanto sacamos pecho y que muchas veces habría que preguntarse cómo hacer para gestionarlo mejor. En este contexto, crece el narcotráfico, y se hacen fuerte. Van armados, tienen poder, pasta, y mucha ignorancia. Esto no es nuevo, pero cada día se sienten más impunes, y lo saben. En este contexto, poco a poco, cual ocurriera en México por muchos años, crece la narcocultura. Ser narco mola más que ser un capullo empollón, así que si mis padres pueden me compran una camiseta de brillantitos de la marca MyBrand que valga más de cien pavos y que luzca la foto de Pablo Escobar, con brillantitos ilustrándolo como El Patrón. El que no puede compra la imitación. Y así vemos en los pasillos del insituto pasearse entre nosotros a niños de doce años llevando al Chapo, a Toni Montana o a Escobar. Entre tanto, si les pongo música me imploran que por favor sea Bad Bunny cuyo estilismo destila por los cuatro costados narcocultura. Es obvio que esto no es solo un problema exclusivo de nuestra ciudad, en este país se ha importado la narcocultura con la música Trap y el Reguetón procedentes de los países centroamericanos. Pero claro, aquí es más fácil confundir las cosas. Es más fácil que después de suspender 1º, 2º y 3º de la ESO alguien te venga y te diga que te va a dar 5 mil pavos por un trabajillo de nada...y así empieza la rueda. Eso ocurre aquí y en Pekín... y también nos podría llevar a plantearnos lo absurdo que resulta la ilegalización de las drogas, pero eso es otra historia. Ocurre, como decía, en todos lados, pero hay algunos lugares, en los que el número va creciendo y hacen hegemonía cultural. Y en esas estamos. Así que es frecuente verlos en las playas con sus motos de agua y sus lanchas a carajo sacao haciendo que uno se sienta muy vulnerable si quiere, por ejemplo, nadar. Pero nunca pasa nada claro. Se permiten el lujo de hasta echarle huevos a la Guardia Civil, como se vio en la Línea hace un par de años. Los reyes del agua. Pero claro, jugar con fuego es lo que tiene, y al final siempre paga el que menos culpa tiene: un niño de nueve años.
Y tú quieres que desde fuera nadie vea la ciudad como la retratan, porque realmente tú no vives el miedo por las calles a diario, pero sabes que están ahí. Tú lo único que quieres es cada día adentrarte un poco más en cada rincón paradisíaco de su entorno natural del que nadie parece querer hablar. De los que ningún político ha parecido pensar pudiera resultar un buen atractivo, una buena forma de crecimiento a largo plazo. Aprovechar un turismo sostenible basado en nuestra riqueza ecológica, en nuestra posición privilegiada. Pero no, nadie nos conoce por eso. El alcalde no hace absolutamente nada por eso. Ni tampoco por dar alternativas a unos jóvenes que huyen, como hice yo, en cuanto tienen la oportunidad. Algunos tenemos la oportunidad, o la ocurrencia, de volver, pero la mayoría no. Exportamos a los formados, nos quedamos con los narcos...cuya comunidad crece... y el alcalde, venga con el circo, porque pan, lo que se dice pan, poquito. Tampoco sube a Madrid a dar un puñetazo sobre la mesa y a decirle a su compañero de partido, Zoido, que deje de decir gilipolleces y que se tome esto muy en serio. Mucha legión, pero las peticiones de los Guardias Civiles se las pasa por los huevos...y suma...y sigue.
Pero no nos resignamos. Toca mover ficha. Toca empezar a creer en nuestra ciudad. Y a no tener miedo. Toca no dejar que al miedo, justo ahora, les dé por ganarnos la partida.
Ni un paso atrás

jueves, 5 de abril de 2018

Las series de Telemadrid


La señora Cifuentes, gracias a la información que nos ofrece eldiario.es,nos regala la serie del momento: "El Caso del Master de Cifuentes". Una serie que tiene casi todos los ingredientes, como buena serie que se precie en estos tiempos postmodernos. Con visos claros de tragicomedia, presenta al mismo tiempo fuertes dosis de surrealismo que producen las mismas ganas de reír que de llorar... según el estado de ánimo del momento del receptor. Pero también tiene mucho de thriller policíaco de los buenos. Típica serie de abogados en las que las pruebas van acorralando a una presa cuya huida parece imposible para que, en un giro final de los acontecimientos y del modo más inverosímil posible, lo consiga. Por lo que este serial recuerda mucho a las series más fantásticas, de acción y ciencia-ficción. Y es que, el caso Cifuentes, como la baby Feber, lo tiene todo,todo,todo... y mira que ella siempre quiso ser más como una Barby.
En fin, que si analizamos la parte cómica de este caso, tenemos para reírnos un largo rato, sin embargo, a veces, mal que nos pese, tenemos que ponernos serios y darnos cuenta de la gravedad de la situación, situación que, como en tantas ocasiones, parece traérsela al fresco a buena parte de la opinión pública de nuestro país que, a lo sumo, acierta a musitar un: "bueno, y si fuera verdad, tampoco es para tanto"...y pasamos a la chilena de Cristiano o, mucho mejor, las historias de Puigdemont (esa serie dio pá mucho pero los últimos episodios resultan un tanto aburridos). Así que, eso es lo que parece, que no es para tanto. No es para tanto demostrar que, para una vez que la derecha oligárquica de nuestro país se acuerda de la educación pública sea para beneficiarse de ella, usando sus influencias, para desprestigiarla un poco más. Que la universidad pública tiene lo suyo, no voy a decir yo que no; y es que, los que la hemos conocido un poquillo, aunque sea de oídas, hemos presenciado varios capítulos que destilaban un tufo a corrupción de la buena, solo que a pequeña escala que era en la que se movía aquel profesor con sus chanchullos y chantajes a becarios. Pero claro, si damos el salto y nos codeamos con las altas esferas todo es política...y en la base, los estudiantes que pagan matrículas (cada día más caras y con menos recursos para afrontarlas) que se labran un futuro en una sociedad del bienestar que se da golpes de pecho diciendo que todos tenemos el mismo número de oportunidades.
Eso es la uni, una potra malcriada cabalgada por una derecha, vestidos de clase obrera, mientras fraguan sus raíces en el elitismo clasista de las privadas. Caballos de Troya que nos han hecho mil agujeros, y sangramos mientras se ríen de nosotros y creemos que la cosa da para hacer memes y recuperar conversaciones políticas en la sobremesa que recuperen, a lo sumo, la indignación que la rutina se encarga de aplastar contra el olvido. Y en esas vamos y venimos, siendo dóciles corderos que a veces nos engañamos, creyendo creer que tenemos algo que decir, aunque se rían de nosotros, una vez más, en nuestra puta cara.

lunes, 22 de enero de 2018

Viva el Vino!!!!



Como a Jose María Aznar nadie le debía decir cuántas copas tenía que beber o dejar de beber, Rajoy decidió apoyarlo gritando aquello de: “Viva el Vino” así que, por una vez, me tocó estar de acuerdo con el candidato Mariano. Y mira que algunos años  atrás no cambiaba una litrona de Alhambra por un Marqués de Cáceres de Reserva, menos mal que pronto los sabios de la familia, que son aquellos sibaritas que, por su edad, gozaron de manjares que aún te resultaban ajenos, decidieron una buena noche de Nochebuena mostrar los placeres de combinar exquisiteces: “toma, dale un bocaito pequeño a este queso de primera, ahora saborea este sorbo de vino. Retenlo en la boca. Vuelve a tomar queso, vuelve a tomar vino…” y así, poco tardé en darme cuenta de que eso de la uva pisada, así sola, que no mezclada con la fanta y la coca cola, también tenían su punto; de hecho, su puntazo. Acepté aquella señal como rasgo inequívoco de que me iba haciendo mayor. El calimotxo que nos quisieron vender los amigos de la capital y más al norte fue desenmascarado; la estafa quedó patente y nos prometimos disfrutar de las botellas (siempre medio llenas) de cristal y sin mezclar.

Así el tiempo seguía pasando y poquito a poco siempre que nos era posible compartíamos una botella cuyo precio lentamente, si podía, se iba elevando para , a día de hoy, aún sin saber casi nada, haber saboreado unas cuantas y hablar como si medio entendiéramos. Pero, la etiqueta es algo muy secundario. También lo son si caben, los sabores. Porque realmente la magia del vino está por encima de todo en compartirlo alrededor de una mesa con familia, o con amigos…o con amigos que son familia, o con amigos y familia. O también, porque no, con perfectos desconocidos de esos que pasen a ser amigos. La fórmula da igual, siempre que haya buena gente y buena comida en la mesa. Siempre que se genere esa atmósfera tan especial tan de película. Y así pasó que un día, hace ya muchos días, que ese joven yo que acababa de empezar a apreciar el vino embotellado, fue con su chica y su compañero de piso a una estrellita escondida, pequeñita pero firme, de ese universo que se llamó Granada, para saborear entre risas, buenas charlas, miles de ilusiones de una inocente juventud que creía saberlo todo, sabiendo que no sabía nada. Y así fue como esas tres personas encumbraron al olimpo de los vinos a un tal Don Paulo, cual si fuera un Vega Sicilia. Aquel Don Paulo me dice google hoy, que vale 1,69 en Carrefour, pero a nosotros nos alegró aquella noche, y unas cuantas más después…por aquella atmósfera que vivimos de la cual, si bien el vino no era el artífice, si era el vehículo, el vínculo, el referente, el denominador común quizás. Por eso, tal vez, Rajoy, aquella vez(y solo aquella vez) llevara razón: Viva el Vino!!!

miércoles, 25 de octubre de 2017

Dragones en el muro


Mientras España se mantiene a la espera de ver en qué consiste la aplicación del 155 ese, otros, muy impacientes ellos, saben que a buen seguro lo mejor que pueden aportar como grandes españoles a la causa es boicotear la compra de productos catalanes.  Y entonces claro, la cosa mola un montón, y la gente se lo toma muy en serio, al menos a la hora de compartir los mensajes por whatsapp. Yo que debe ser que mis allegados son poco de compartir cadenas, o de compartir según qué cadena conmigo(confieso que se agradece), he de reconocer que aún no he visto ná de eso en mi listomóvil. Pero bueno, se habla de eso. Angels Barceló, presentadora ella de la Ser, estaba haciendo justo ahora un monográfico sobre el tema. Muy preocupados todos claro. Entonces parece que la gente se preocupa en explicar que una pizza tiene muchos ingredientes y que cada cual viene de su padre y de su madre, con gasolina y reparaciones en el taller incluidas. Total, que al final la pizza tiene más mundo que Willy Fog y al carajo la Masia de la niña repelente y su abuela.  Y es que no se han enterao que el mundo está globalizado. Pero bueno, ya puestos, si amenazan con boicotear a Nestlé, no seré yo quien los detenga.
El caso es que el chicle está dando pá mucho(s) (y lo que te rondaré morena), y es que en este país no se hablaba tanto del mismo tema desde que Belén Esteban le dijera aquella frase a Andreita. Lo de Cataluña no es un tema menor. Dicho de otro modo, es un tema mayor. Y resulta curioso ver cómo todos tienen que bailar aunque la mayoría no tiene ni putas ganas, o directamente es un negado haciéndolo o, tal vez, ambas cosas.  Y es que a los políticos parece que la cosa se les atraganta y mucho. A nivel interno, Puigpelucón se ve más perdido que el barco del arró y el hombre se debate entre un quiero y no puedo que es más no ahora cuando antes era que sí, que el sí que antes parecía que no, pero no. Lo que pasa, que en sus sueños de ahora noes andan los de la CUP apretando fuerte las tuercas para  que no diga Diego de donde dijo digo. Y claro, no son los de la CUP solo, porque de serlos, tampoco les haría mucho caso. Lo que pasa que buena parte de sus socios andan ahí viéndose los ganadores de la mayor tajada, muy cómodos en la posición, por lo que Yunque(era) juega la partida al más puro estilo Little Finger(meñique, pa los que lo veis traducido). Así que Puigdemont anda con pocas salidas, pero es evidente que pensar  en unas próximas elecciones en las que no se presentara y sin amenaza de cárcel le debe aliviar un rato, por lo que mi apuesta es que ganará su necesidad de alivio.
Por otro lado, Don Marianico Campeador que, como ya sabemos es muy español y mucho español, juega la partida con solemnidad. Con rictus serio. El mismo que no les hemos visto jamás. Pero en la pose patriótica de bandera se nota que el chaval tiene estilo. No olviden que ha sido ferviente lector del Marca y el As desde tiempos inmemoriales. Y con su 155 en la mano, se siente cual Jon Snow con su espada de acero valirio, dispuesto a salvar el reino de la invasión de los caminantes blancos que solo quieren destrozar el muro… Lo que no nos quiere confesar Mariano, es que está cagado de miedo con su propia espada. Le aterra, se sabe conocedor de sus propias torpezas y no se fía de sí mismo a la hora de manejar el fuego. De momento, al igual que Puigdi, va enseñando su fuego desde lejos, suplicando tiempo para sus adentros, mientras mira de reojo a Sir Rivera de la Pradera que parece que le quiere adelantar por la derecha, eso sí, muy pegado a la línea.  Sin duda es el más cómodo con todo esto. El verdadero garante de la unidad. El primero que lo advirtió porque él, lo vivió.  Tan catalán, tan español. Pero es simplemente un gregario, y él lo sabe, aunque esta situación le viene de perlas y si por él fuera que no acabe jamás. Pide a gritos lo que todo el mundo quiere oír: las escuelas catalanas adoctrinan, aplicad el 155 ya, y seguro que ha tenido mucho que ver en las campañas del boicot…Engorda al monstruo, ese monstruo que es el ciudadano medio por tantos años estupidizado y que él solo pretende darle más carroña, sabiendo que con su engorde crece él también…sería conveniente que alguien le advirtiera de posibles efectos y daños colaterales de este tipo de jugadas…
Luego viene el PSOE. Ese PSOE de Pedro Fénix el guapo que resurgiera de las cenizas para cambiarlo todo y que, milagrosamente, todo permaneciera absolutamente en el mismo lugar. Pertenece a esos partidos de la izquierda que le tocan bailar con la más fea en esta situación, incómodos en cualquier posición. Recibiendo coscorrones por doquier dicen y se desdicen y quedan en entredicho, capeando un temporal que resulta más que obvio no saben lidiar. Y en sus idas y venidas, y semihuídas, pretenden mantenerse a flote y no ahogarse en el intento. Esa es su estrategia y posiblemente no les salga mal del todo. Seguramente no les salga tan mal como a Podemos. Pablo y sus amigos(que viene a ser él mismo conversando consigo) han querido defender el honor por encima de todo, la coherencia, sin la capacidad de moverse un milímetro(justo lo contrario que el PSOE) a cualquier precio, sin darse cuenta cómo han ido perdiendo espacios en esta crecida de catalanofobia y parecen sucumbir ante la tormenta. Su estrategia ha pasado por criticar todo desde el minuto uno, para ser el centro de la noticia, aunque les supusiese continuamente quedar con el pie cambiado. Capacidad de autodeterminación, sí. Diálogo sí, pero con un final claro: referéndum pactado. Tal vez de dicho diálogo ese no fuese el final, tal vez ese posicionamiento férreo ha pecado de lo contrario que pretende proponer, por no hablar de las grietas que comienzan a vislumbrarse(abiertas llevaban ya un rato) desde parte de la propia izquierda que duda que dar alas a los movimientos nacionalistas en pleno siglo XXI sea la mejor de las soluciones…

Así que los 7 reinos echan fuego y eso que a los dragones ni se les ve, ni se les espera…

Seguiremos informando

lunes, 9 de octubre de 2017

For the watch y más allá


Como resulta que uno, en estos días inciertos, uno no puede hacer un chiste, una crítica o cualquier comentario que hiciese notar la presencia fascista asociada(o si preferís incrustada) a los movimientos de moda sin que le caiga una manta de collejas, podría, como viene siendo, por desgracia, demasiado habitual(en estos días inciertos) pasar de todos y empezar a borrarlos del face, por ejemplo, cosa que probablemente haga, o mejor borrarme a mí directamente; o, junto a lo anterior tratar de expresarme con más detenimiento para que las ideas que con un chiste pretendo hacer sobreentender se entiendan con más palabras, aunque, para ser sinceros, apuesto que(en estos días inciertos) los que no entendéis una palabra, seguiréis sin entender varios párrafos (más aun partiendo de la base de que no los leeréis).
Que sí, que yo no quiero decir lo contrario. Que la mani ha sido la hostia. Que ha ido mogollón de peña y que ha molado mazo. Que da igual que RTVE haya estado anunciándola desde varios días antes a bombo y platillo, da igual, ha sido un éxito. Nadie puede decir lo contrario ni hablar de los innumerables autobuses que se han fletado de forma gratuita porque, a buen seguro, esa gente lo hubiera pillao igual, o no, yo que sé, pero ha sido un éxito. Mogollón de peña. Y no me vengáis ahora con las gilipolleces de que los independentistas o referendumcistas llevan llenando las calles con más peña los días del aniversario de Allende y las twintowers durante seis años, porque eso no es de lo que va la cosa ahora. Ahora la cosa va de que ayer, o antié(ya no me acuerdo) había mogollón de peña por las ramblas y más allá. Que parecéis unos capullos ahora queriendo señalar solo que si había gente con el aguilucho, y la mano parriba, la boina patrá y el culoapretao. Los culos apretaos están en tos laos, el mundo metrosexual y la hipersexualización de los dos sexos es lo que trajo consigo. La cuestión es que el águila es ya casi de la familia y que, sobre todo( no nos desviemos del tema) la mayoría de la gente era gente de bien. Gente que se preocupa de verdad por España y, por supuesto, por su unidad. No como los gilipollas esos de blancos que parecen sacaos de la secta de Leftovers que hablan de hablar, como si sirviera de algo. Irce al carajooo yaaaaa….yo zoy españó(ezpañó, ezpañó)
Y lo bien que habla el Nobel, que parecía tonto cuando lo compramos. Y lo bien que callamos a Borrel. Qué maravilla. Y los insultos qué bonicos que son. Está claro que Puigdemont sacagao. EL churrete se la ha salio por el culo y nada tiene que ver ahora el éxodo masivo de grandes empresas que tanto recuerda by the way a lo las puñalás de la guardia de la noche al Jon Nieve. Fort he watch!!!! Qué va!!! Qué va a tener que ver la pela…la pela es la pela, pero donde se ponga un buen cántico de Yo zoy españó que se quite el Sabadell, la Caixa y Freixenet

Por si acaso, el tonto del peluquín mañana se atreviera a patinar me pregunto cuáles serán las próximas consignas de Albiol, Riverín y sus amigos. Cuesta imaginar un final feliz entre tanta sinrazón, pero para algunos, lo que más nos seguirá doliendo, entristeciendo y, por qué no decirlo, acojonando, es ver el grado infinito de estupidez y odio(ambos siempre asociados) que emana de tanta locura. Páranse, repiensen, dialoguen, regalen libros(puestos a pedir), que ya el problema no es ni una ficha que se movió, ni la otra. El problema empieza parecer tener más que ver con tiempos pasados, movimientos pasados, de Españas y Europas pasadas que al calor de una bandera y alguien a quien odiar fueron poniendo sobre la mesa todos los instintos más primitivos con los que poder devorar…esas que hoy parecen tan recientes.

martes, 20 de junio de 2017

Cúrame esta herida

Ahora todo el mundo parece que hace una crítica de cine al gran cine inigualable de la HBO, y nada, llegados a este punto, podría parecerme más correcto. Las críticas son de revista, con su dosis de pedantería inigualable incluidas. Críticas que beben del intelecto más audaz que a menudo juega a quedarse solo; y es que, de un modo u otro, cómo transcribir con palabras las sensaciones que a uno le recorren cuando frente a él se presenta una de esas nuevas series elegidas con gusto y tacto para el bienestar de los sentidos...entonces, como sin querer, jugamos a ser pedantes; y a eso no hay quien nos gane. Es fácil ser pedantes si queremos transmitir esas sensaciones agarrándonos a lo que tanto nos atrapa. Sin embargo, convendría recordar(se) por qué lo hacemos. Por qué estamos aquí y qué pretendemos con ello.
Hubo centenares de generaciones que amamantaron del conocimiento que se prestaba en los medios generados en una u otra dirección...con mejores o peores intenciones. Pero lo cierto es que el mundo siguió girando y se fue moldeando a su imagen y semejanza. Y su imagen y semejanza a menudo resulta extraña; tal vez pueril, tal vez un adelanto de casi nada. Y por esas hendiduras vamos transcurriendo como si algo tuviese sentido. Envejecemos. La decrepitud nos va visitando y ya ni siquiera tratamos de girarle la cara.  A los treintamuchoañeros se nos presenta amable e insondable, tal vez irresistible, de modo que no podemos decirle que no. Y la vamos viendo adentrarse en nuestro ser, sin pena ni gloria, sin grandes ni elocuentes fracasos. Sin una pataleta, simplemente, siendo. La vida se consume y no pasa nada, a pesar de todo lo que pasa. El tiempo apremia, pero ya no apremia. Tan fácil sentirse vivo y a la vez tan destruido. Tan fácil adquirir un papel victimista y a la vez sencillo, lúcido, sereno, pretendiendo sencillamente transcurrir. Y me pregunto si algún viandante entiende la esencia de lo que quiero transmitir, si en la convulsión de mis pensamientos agitados y  melancólicos se vislumbra la esencia de lo que pretendo transmitir.
Pudiera ser que aburra el texto, que su hedor  se transmita a kilómetros alrededor mientras pretendo cerrar algún tipo de círculo. Lo cierto es que me expreso, sin ni siquiera acertar a saber si esta Herida de los Héroes perdió la razón o siquiera la llegó a alcanzar. El mundo se quiebra, sin ni siquiera llegar a intuirlo. El mundo de arcilla que nos rodea se desmorona, pretendiendo engañar al público que a sangre y fuego lo escribió. La decadencia está prohibida y nosotros nos empeñamos en ser inmortales. Mejor eso que nada, no cabe duda. Mejor sentirse vivo con el solo  mirar la fecha del nacimiento en el DNI. Ser consecuente, a pesar de los pesares, con el tránsito efímero que nos tocó vivir. Mañana, tal vez, recordemos aquella adolescencia,mientras le brindamos honores, sin  grandilocuencias, simplemente recordarla. Recordarlo. Fuimos jóvenes y mañana, dios(o algo parecido) dirá,

domingo, 21 de mayo de 2017

Tras los pasos de un legado...

Los alumnos se ponen a realizar actividades, se acaba la semana, las energías bajo mínimo, mi cuerpo y mi mente necesitan una tregua, aunque sea de dos días. En el escritorio un buen puñado de exámenes que me gritan "aligera" y al lado la guía etnobotánica del Parque Natural del Estrecho... la curiosidad me corroe...abro sus páginas que aún huelen a nuevo y voy disfrutando de cada pequeño detalle. Impresiona ver el cuidado, la cantidad de información de interés para el usuario diario, una joya al alcance de cualquiera y que ayer mismo su propio autor me regaló. Tanta información que demuestra la riqueza medioambiental y ecológica de nuestra zona, a saber: cientos de especies descritas con sumo detalle tanto en los aspectos botánicos como en lo ecológico, sus propiedades medicinales, sus historias, mitos y leyendas, usos más "recreativos", y un largo etc. En definitiva, una guía de nuestra tierra que arroja muchísima luz sobre nuestro patrimonio más ancestral y escondido, a pesar de estar a la vista. Esa es la guía que el Lechu se empeñó en sacar hace ya cuatro años, con su tenacidad, su capacidad de trabajo, su pasión y su entusiasmo.

Ayer fui a visitarle e hizo honor a su leyenda cuando, tan solo descorrer la puerta de su casa, me invita a pasar por angostas  y escarpadas escaleras de piedra que el mismo colocó y que conducen como a una nueva dimensión: una suerte de selva hecha a medida de su creador que bien podría ser la envidia de cualquier jardín botánico. Con muros y suelos tapizados centímetro a centímetro por hiedra de entre la cual van emergiendo toda suerte de especies, ya sea la más autóctona y archiconocida, ya sea la más estrambótica; y en su jardín nos detenemos y me presenta a sus perales, aguacates, guayaberas, romeros, estramonio, adormideras, lavanda,  higueras, hierbaluisa...o el infinito etcetera que queráis añadir. Todo en su casa contrasta con ese destrozo que se hizo a las puertas de ese paraíso que tanto ama y tan bien ha retratado: el Parque Natural del Estrecho. Estamos en el Faro y su casa parece la única que lucha por integrarse en aquel ecosistema, el resto toda suerte de ostentación de lujo y derroche y mucho cemento. Jesús Sánchez, el Lechu, huye de eso, su "mayor lucha es la educación ambiental" tal como me dice cuando le pregunto qué le llevo a realizar el proyecto de Diverciencia de este año que nos ha dejado a tantos  con la boca abierta. Por esa razón estoy allí, he ido exclusivamente a visitarle para recopilar información y poder, desde esta ventanita, poner un granito de arena en la difusión de este proyecto.

Arranca una puñado de Romero y otro poquito de Hierba luisa y nos hacemos una infusión rica, rica y con miel(de su amigo de Jimena, eso sí). Hablamos de mil cosas sin llegar a centrarnos del todo y así, poco a poco, me va contando cómo ha llegado a darle forma a este proyecto que hoy mismo se está presentando en Madrid. "Tras la Delgada Línea Roja", es el nombre que le ha dado al proyecto y cuyo objetivo es demostrar con datos estadísticos que el Campo de Gibraltar es una de las zonas con mayor biodiversidad de Europa, ahí es nada. para de ese modo fomentar la educación ambiental de las nuevas generaciones pues, como reza en una de las citas de su proyecto: "sólo conservamos lo que amamos, solo amamos lo que conocemos, solo conocemos lo que nos han enseñado". Por todo ello este proyecto se articula en seis guías a todo color que recopilan la friolera de 4000 fotografías de todo tipo de especies que habitan en nuestra región, muchas de ellas endémicas. Esas guías además se han sacado con muchísima calidad de impresión. Claro que esto eleva costes y dificulta la posibilidad de que se abra al público, que se comercialice, aunque no sea con ánimo de lucro, sino con la intención de transmitir ese legado. Esto es lo que le planteé el día que conocí el proyecto y lo que parece le han planteado ya más de cien personas a día de hoy. Él se mostraba reticente y es que, para llegar a poder llevar a cabo dichas guías él y sus alumnos han tenido que pedir permiso a más de 30 especialistas y/o fotógrafos de la naturaleza de nuestra zona y claro para ello ha tenido que quedar bien claro que es con el fin de ejecutar el proyecto y nada más. En cualquier caso, nada que no se pueda solventar con otra ronda de contactos y un poco de voluntad por parte de todo. 


Lechu consiguió por fin este año que se ofertase en el IES Getares, donde trabaja, una asignatura de 4º de la E.S.O. exclusivamente enfocada a Diverciencia que, para el que no lo conozca, es una feria made in Algeciras en la que los alumnos de casi todos los institutos y muchos coles participan con proyectos cada día más fascinantes. Es sin duda, algo de lo que nos tenemos que sentir muy orgullosos los algecireños.  Consiguió hasta dos grupos con un total de casi sesenta alumnos que fue dividiendo en subgrupos que iban a dedicarse a distintos taxones de seres vivos, así estaban las mariposas, los coleópteros, los mamíferos, anfibios y reptiles, y así hasta catorce. Le pregunto por el impacto que cree que ha tenido en los chavales, ya que al fin y al cabo son el objetivo principal, y sin titubear me dice que salvando contadas excepciones, para la mayoría ha supuesto un trabajo de mucho aprendizaje y en algunos casos un verdadero cambio de paradigma. Confía, y confío yo con él, que de ese grupo salgan al menos dos o tres naturalistas...

Me habla con pasión de muchos de los colaboradores como Fernando Barrio, Pepe Torres, su amigo Domingo Mariscal o Faluke del que dice ser uno de los mayores expertos en invertebrados marinos con más de 60000 especies fotografiadas. El entusiasmo y profundo conocimiento con el que habla de temas que le son ajenos a la mayoría de los mortales evidencia mis carencias de profe de Ciencias Naturales, pero lejos de deprimirme me contagio con él, prometiéndome mejorar. De todos los colaboradores de los que habla es con el malacólogo Emilio Rolán con el que más se le ilumina la cara. Es admiración pura y confesa lo que siente por este hombre que casi a la vejez soltó la bata de médico y se dedicó a explorar especies de moluscos.  A día de hoy ha batido todos los récords en estos campos y ha descubierto él solito más de 1470 especies. Cosa que, entre otras, le ha valido el reconocimiento doctor honoris causa por la universidad de Vigo  y a él le impresiona la pleitesía que le rindió cuando estuvo en su casa. Destaca y le asombra su humildad, sin darse cuenta de que puede decirse exactamente lo mismo de él. 

"Yo soy un hijo de Félix", me dice en un momento dado para dejar claro su escuela. Él y otros tantos miles de naturalistas de su generación quedaron marcados por el prestigioso divulgador, admite parte de su leyenda negra, pero asegura que nunca ha existido ningún orador como él en materia de divulgación científica en este país. Y al igual que Félix él va divulgando su conocimiento, contagiándolo. Este fin de semana se han ido a Madrid al Congreso Nacional de Biodiversidad Virtual. Sin duda, Biodiversidad Virtual y Ricardo Laorga son posiblemente los mayores artífices colaboradores de este proyecto. El bueno de Ricardo ha hecho de puente de unión entre las demandas del grupo del IES Getares y los dueños de las fotografías y es que, Biodiversidad Virtual es una platofarma en la red que cuenta con millones de fotografías sobre todo tipo de especies. Es algo fascinante.  Entramos en su despacho lleno de fotos de Yanomamis, colecciones de conchas de moluscos, una extensa biblioteca de la naturaleza y cientos de atractivos más y me muestra cómo funciona la página. Qué de cosas increíbles hace la gente para hacer del mundo un rincón mejor.

El reloj sigue avanzando y me tengo que ir, antes le pregunto qué repercusión política considera que tendría que tener este proyecto y se muestra convencidamente escéptico de que la clase política se implique en la divulgación del mismo. Es consciente de que es un proyecto "costoso" y de que la clase política no suele estar para estas cosas. En ese punto yo me muestro tajante y le aseguro que de entrada todos los departamentos de Biología de cada IES de la Comarca del Campo de Gibraltar tendrían que tener estos ejemplares; y es que el Lechu y sus alumnos han convertido un trabajo de instituto en todo un legado para nuestra zona. Han conseguido una recopilación inexistente y que contribuye enormemente a conocer, amar, respetar y proteger nuestro patrimonio. Si los distintos Ayuntamientos de la zona, la Mancomunidad o la Junta de Andalucía no quieren hacerse eco y respaldarlo, de alguna forma serán cómplices de lo contrario, por su ignorancia, por su dejadez, por su falta de implicación en los asuntos realmente importantes. Y es que estamos hablando que esta región es lo que se conoce como un Hotspot, es decir, zonas relativamente pequeñas que están en destrucción y retroceso y que cuentan con una elevada biodiversidad. Urge tomar conciencia. Urge hacer algo. Lechu, y tantos como él, nos ofrecen a la ciudadanía y a la clase política a diario una oportunidad de hacer que nuestro paso por la Tierra valga la pena y es que, como citan al finalizar  el proyecto de "Tras la Delgada Línea Roja": " Lo importante no es la Tierra que le vamos a dejar a nuestros hijos, sino qué hijos le vamos a dejar a nuestra Tierra"