martes, 20 de junio de 2017

Cúrame esta herida

Ahora todo el mundo parece que hace una crítica de cine al gran cine inigualable de la HBO, y nada, llegados a este punto, podría parecerme más correcto. Las críticas son de revista, con su dosis de pedantería inigualable incluidas. Críticas que beben del intelecto más audaz que a menudo juega a quedarse solo; y es que, de un modo u otro, cómo transcribir con palabras las sensaciones que a uno le recorren cuando frente a él se presenta una de esas nuevas series elegidas con gusto y tacto para el bienestar de los sentidos...entonces, como sin querer, jugamos a ser pedantes; y a eso no hay quien nos gane. Es fácil ser pedantes si queremos transmitir esas sensaciones agarrándonos a lo que tanto nos atrapa. Sin embargo, convendría recordar(se) por qué lo hacemos. Por qué estamos aquí y qué pretendemos con ello.
Hubo centenares de generaciones que amamantaron del conocimiento que se prestaba en los medios generados en una u otra dirección...con mejores o peores intenciones. Pero lo cierto es que el mundo siguió girando y se fue moldeando a su imagen y semejanza. Y su imagen y semejanza a menudo resulta extraña; tal vez pueril, tal vez un adelanto de casi nada. Y por esas hendiduras vamos transcurriendo como si algo tuviese sentido. Envejecemos. La decrepitud nos va visitando y ya ni siquiera tratamos de girarle la cara.  A los treintamuchoañeros se nos presenta amable e insondable, tal vez irresistible, de modo que no podemos decirle que no. Y la vamos viendo adentrarse en nuestro ser, sin pena ni gloria, sin grandes ni elocuentes fracasos. Sin una pataleta, simplemente, siendo. La vida se consume y no pasa nada, a pesar de todo lo que pasa. El tiempo apremia, pero ya no apremia. Tan fácil sentirse vivo y a la vez tan destruido. Tan fácil adquirir un papel victimista y a la vez sencillo, lúcido, sereno, pretendiendo sencillamente transcurrir. Y me pregunto si algún viandante entiende la esencia de lo que quiero transmitir, si en la convulsión de mis pensamientos agitados y  melancólicos se vislumbra la esencia de lo que pretendo transmitir.
Pudiera ser que aburra el texto, que su hedor  se transmita a kilómetros alrededor mientras pretendo cerrar algún tipo de círculo. Lo cierto es que me expreso, sin ni siquiera acertar a saber si esta Herida de los Héroes perdió la razón o siquiera la llegó a alcanzar. El mundo se quiebra, sin ni siquiera llegar a intuirlo. El mundo de arcilla que nos rodea se desmorona, pretendiendo engañar al público que a sangre y fuego lo escribió. La decadencia está prohibida y nosotros nos empeñamos en ser inmortales. Mejor eso que nada, no cabe duda. Mejor sentirse vivo con el solo  mirar la fecha del nacimiento en el DNI. Ser consecuente, a pesar de los pesares, con el tránsito efímero que nos tocó vivir. Mañana, tal vez, recordemos aquella adolescencia,mientras le brindamos honores, sin  grandilocuencias, simplemente recordarla. Recordarlo. Fuimos jóvenes y mañana, dios(o algo parecido) dirá,

domingo, 21 de mayo de 2017

Tras los pasos de un legado...

Los alumnos se ponen a realizar actividades, se acaba la semana, las energías bajo mínimo, mi cuerpo y mi mente necesitan una tregua, aunque sea de dos días. En el escritorio un buen puñado de exámenes que me gritan "aligera" y al lado la guía etnobotánica del Parque Natural del Estrecho... la curiosidad me corroe...abro sus páginas que aún huelen a nuevo y voy disfrutando de cada pequeño detalle. Impresiona ver el cuidado, la cantidad de información de interés para el usuario diario, una joya al alcance de cualquiera y que ayer mismo su propio autor me regaló. Tanta información que demuestra la riqueza medioambiental y ecológica de nuestra zona, a saber: cientos de especies descritas con sumo detalle tanto en los aspectos botánicos como en lo ecológico, sus propiedades medicinales, sus historias, mitos y leyendas, usos más "recreativos", y un largo etc. En definitiva, una guía de nuestra tierra que arroja muchísima luz sobre nuestro patrimonio más ancestral y escondido, a pesar de estar a la vista. Esa es la guía que el Lechu se empeñó en sacar hace ya cuatro años, con su tenacidad, su capacidad de trabajo, su pasión y su entusiasmo.

Ayer fui a visitarle e hizo honor a su leyenda cuando, tan solo descorrer la puerta de su casa, me invita a pasar por angostas  y escarpadas escaleras de piedra que el mismo colocó y que conducen como a una nueva dimensión: una suerte de selva hecha a medida de su creador que bien podría ser la envidia de cualquier jardín botánico. Con muros y suelos tapizados centímetro a centímetro por hiedra de entre la cual van emergiendo toda suerte de especies, ya sea la más autóctona y archiconocida, ya sea la más estrambótica; y en su jardín nos detenemos y me presenta a sus perales, aguacates, guayaberas, romeros, estramonio, adormideras, lavanda,  higueras, hierbaluisa...o el infinito etcetera que queráis añadir. Todo en su casa contrasta con ese destrozo que se hizo a las puertas de ese paraíso que tanto ama y tan bien ha retratado: el Parque Natural del Estrecho. Estamos en el Faro y su casa parece la única que lucha por integrarse en aquel ecosistema, el resto toda suerte de ostentación de lujo y derroche y mucho cemento. Jesús Sánchez, el Lechu, huye de eso, su "mayor lucha es la educación ambiental" tal como me dice cuando le pregunto qué le llevo a realizar el proyecto de Diverciencia de este año que nos ha dejado a tantos  con la boca abierta. Por esa razón estoy allí, he ido exclusivamente a visitarle para recopilar información y poder, desde esta ventanita, poner un granito de arena en la difusión de este proyecto.

Arranca una puñado de Romero y otro poquito de Hierba luisa y nos hacemos una infusión rica, rica y con miel(de su amigo de Jimena, eso sí). Hablamos de mil cosas sin llegar a centrarnos del todo y así, poco a poco, me va contando cómo ha llegado a darle forma a este proyecto que hoy mismo se está presentando en Madrid. "Tras la Delgada Línea Roja", es el nombre que le ha dado al proyecto y cuyo objetivo es demostrar con datos estadísticos que el Campo de Gibraltar es una de las zonas con mayor biodiversidad de Europa, ahí es nada. para de ese modo fomentar la educación ambiental de las nuevas generaciones pues, como reza en una de las citas de su proyecto: "sólo conservamos lo que amamos, solo amamos lo que conocemos, solo conocemos lo que nos han enseñado". Por todo ello este proyecto se articula en seis guías a todo color que recopilan la friolera de 4000 fotografías de todo tipo de especies que habitan en nuestra región, muchas de ellas endémicas. Esas guías además se han sacado con muchísima calidad de impresión. Claro que esto eleva costes y dificulta la posibilidad de que se abra al público, que se comercialice, aunque no sea con ánimo de lucro, sino con la intención de transmitir ese legado. Esto es lo que le planteé el día que conocí el proyecto y lo que parece le han planteado ya más de cien personas a día de hoy. Él se mostraba reticente y es que, para llegar a poder llevar a cabo dichas guías él y sus alumnos han tenido que pedir permiso a más de 30 especialistas y/o fotógrafos de la naturaleza de nuestra zona y claro para ello ha tenido que quedar bien claro que es con el fin de ejecutar el proyecto y nada más. En cualquier caso, nada que no se pueda solventar con otra ronda de contactos y un poco de voluntad por parte de todo. 


Lechu consiguió por fin este año que se ofertase en el IES Getares, donde trabaja, una asignatura de 4º de la E.S.O. exclusivamente enfocada a Diverciencia que, para el que no lo conozca, es una feria made in Algeciras en la que los alumnos de casi todos los institutos y muchos coles participan con proyectos cada día más fascinantes. Es sin duda, algo de lo que nos tenemos que sentir muy orgullosos los algecireños.  Consiguió hasta dos grupos con un total de casi sesenta alumnos que fue dividiendo en subgrupos que iban a dedicarse a distintos taxones de seres vivos, así estaban las mariposas, los coleópteros, los mamíferos, anfibios y reptiles, y así hasta catorce. Le pregunto por el impacto que cree que ha tenido en los chavales, ya que al fin y al cabo son el objetivo principal, y sin titubear me dice que salvando contadas excepciones, para la mayoría ha supuesto un trabajo de mucho aprendizaje y en algunos casos un verdadero cambio de paradigma. Confía, y confío yo con él, que de ese grupo salgan al menos dos o tres naturalistas...

Me habla con pasión de muchos de los colaboradores como Fernando Barrio, Pepe Torres, su amigo Domingo Mariscal o Faluke del que dice ser uno de los mayores expertos en invertebrados marinos con más de 60000 especies fotografiadas. El entusiasmo y profundo conocimiento con el que habla de temas que le son ajenos a la mayoría de los mortales evidencia mis carencias de profe de Ciencias Naturales, pero lejos de deprimirme me contagio con él, prometiéndome mejorar. De todos los colaboradores de los que habla es con el malacólogo Emilio Rolán con el que más se le ilumina la cara. Es admiración pura y confesa lo que siente por este hombre que casi a la vejez soltó la bata de médico y se dedicó a explorar especies de moluscos.  A día de hoy ha batido todos los récords en estos campos y ha descubierto él solito más de 1470 especies. Cosa que, entre otras, le ha valido el reconocimiento doctor honoris causa por la universidad de Vigo  y a él le impresiona la pleitesía que le rindió cuando estuvo en su casa. Destaca y le asombra su humildad, sin darse cuenta de que puede decirse exactamente lo mismo de él. 

"Yo soy un hijo de Félix", me dice en un momento dado para dejar claro su escuela. Él y otros tantos miles de naturalistas de su generación quedaron marcados por el prestigioso divulgador, admite parte de su leyenda negra, pero asegura que nunca ha existido ningún orador como él en materia de divulgación científica en este país. Y al igual que Félix él va divulgando su conocimiento, contagiándolo. Este fin de semana se han ido a Madrid al Congreso Nacional de Biodiversidad Virtual. Sin duda, Biodiversidad Virtual y Ricardo Laorga son posiblemente los mayores artífices colaboradores de este proyecto. El bueno de Ricardo ha hecho de puente de unión entre las demandas del grupo del IES Getares y los dueños de las fotografías y es que, Biodiversidad Virtual es una platofarma en la red que cuenta con millones de fotografías sobre todo tipo de especies. Es algo fascinante.  Entramos en su despacho lleno de fotos de Yanomamis, colecciones de conchas de moluscos, una extensa biblioteca de la naturaleza y cientos de atractivos más y me muestra cómo funciona la página. Qué de cosas increíbles hace la gente para hacer del mundo un rincón mejor.

El reloj sigue avanzando y me tengo que ir, antes le pregunto qué repercusión política considera que tendría que tener este proyecto y se muestra convencidamente escéptico de que la clase política se implique en la divulgación del mismo. Es consciente de que es un proyecto "costoso" y de que la clase política no suele estar para estas cosas. En ese punto yo me muestro tajante y le aseguro que de entrada todos los departamentos de Biología de cada IES de la Comarca del Campo de Gibraltar tendrían que tener estos ejemplares; y es que el Lechu y sus alumnos han convertido un trabajo de instituto en todo un legado para nuestra zona. Han conseguido una recopilación inexistente y que contribuye enormemente a conocer, amar, respetar y proteger nuestro patrimonio. Si los distintos Ayuntamientos de la zona, la Mancomunidad o la Junta de Andalucía no quieren hacerse eco y respaldarlo, de alguna forma serán cómplices de lo contrario, por su ignorancia, por su dejadez, por su falta de implicación en los asuntos realmente importantes. Y es que estamos hablando que esta región es lo que se conoce como un Hotspot, es decir, zonas relativamente pequeñas que están en destrucción y retroceso y que cuentan con una elevada biodiversidad. Urge tomar conciencia. Urge hacer algo. Lechu, y tantos como él, nos ofrecen a la ciudadanía y a la clase política a diario una oportunidad de hacer que nuestro paso por la Tierra valga la pena y es que, como citan al finalizar  el proyecto de "Tras la Delgada Línea Roja": " Lo importante no es la Tierra que le vamos a dejar a nuestros hijos, sino qué hijos le vamos a dejar a nuestra Tierra"

martes, 28 de febrero de 2017

Menos rollos de verdes males


Velázquez se fue a la Corte a pintar a reyes poderosos para, con cierta sorna, inmortalizar sus cuadros. Machado se perdió en Campos de Castilla y Lorca le escribió a Nueva York. Banderas actuó en Los Ángeles y Picasso se drogó en París. Paco de Lucía paseó por el mundo su guitarra para pescar en las playas de Yucatán. Sabina se bajó en Atocha, Ramos le dio la Champion al Real Madrid y Falla murió exiliado en Argentina...
Desde Cabo de Gata al Parque de Doñana resuenan los ecos de voces muertas de otras culturas desde interiores majestuosos de la Mezquita o la inconmensurable Alhambra. Voces de viajeros que zarparon de puertos que los verían, desde esta orilla, "descubrir" nuevos mundos, puertos que serían testigos de la mezcla de culturas que sabrían  a carnaval. Historia de conquistas y reconquistados, de campo, de mar, de olivos, de pesca. De horas muertas en las sobremesas de las moscas en agosto y la sombra de un limonero en el patio de aquella casa blanca. Aridez y el techo de España. Historia de grandes escritores y un pueblo ignorante. Andalucía la verde y la blanca. El Sol sale baratito para turistas del norte que pueden gastar, disfrutar y vivir la tierra de la que, mientras sacamos pecho de ella, se nos impide disfrutar. Andalucía servicial que aún recuerda y rememora la figura del señorito en estos días disfrazados de socialistas en el parlamento de Sevilla. Andalucía del exilio forzoso de los jóvenes que aquí no pueden prosperar, para perpetuar la historia. Para enorgullecernos con nuestros talentos que no supimos rescatar.  Andalucía del arte infinito que siempre vuelve a emanar, a ebullir para en su expansión ocuparlo todo, sin que parezca que sirva de nada, más allá de dar sentido a los que le encuentran sentido.
Andalucía olvidada, ninguneada, violada, ignorada, y no defendida. No defendida por quiénes tendríamos que ser sus mayores defensores. Esos mismos a los que se nos iluminan los ojos o se nos eriza la piel cuando cantamos el himno en tiempos de carnaval...fieles al tipo de nuestro disfraz, nos damos golpes en el pecho como si hiciésemos algo por pedir tierra y libertad

domingo, 12 de febrero de 2017

La lucha de la clase trabajadora es colectiva


Una vez más el lavado de cerebro contra la clase obrera que se viene ejecutando con verdadero esmero y acierto desde ya demasiados años hace que la moral del esclavo reluzca radiante con sus zapatos nuevos y nos evidenciamos echando mierda contra un colectivo al que  le quieren apretar las tuercas. Al tiempo que, claro está, seguimos aún sin noticias de quejas sobre los señores de la lista Forbes, expresidentes en consejos de administración, futbolistas de primera línea y todo aquel largo etc. de injusticias que podríamos incluir. No, ahora parece ser que lo que toca es arremeter contra los trabajadores de la estiba. Porque claro, ganan mucho. Y ese nunca podrá ser el punto por el cual admitamos los recortes en derechos fundamentales contra un colectivo de trabajadores, por más que nos parezcan "privilegiados". Se difama con cierta frecuencia sobre el asunto, se dicen verdades a medias, existe desinformación y cierta manipulación mediática que busca alcanzar sus objetivos. En fin, lo de siempre.
Admitamos, para empezar, que no es un colectivo que levante grandes simpatías en buena parte de la ciudadanía por diferentes razones: 1/ sus salarios suelen estar bastante por encima de la media. 2/ la formación no ha parecido ser un requisito muy exigido durante años. 3/ ser portuario queda prácticamente al acceso tan solo de los familiares. Bien por consanguinidad directa o vía conyugal.  Cogiendo el toro por los cuernos y no eludiendo, por tanto, los problemas que subyacen cuando buena parte de la sociedad salte gritando: "se lo merecen", analicemos estos puntos y en qué grado se relacionan con las peticiones del Real Decreto del ministro.
 En primer lugar, el salario. Ganan mucho. Y tú no. Y eso te molesta. Pero claro, el hecho de que ellos ahora fuesen a cobrar menos no hace que tú vayas a cobrar más. Es decir, ¿de dónde viene el decreto? ¿cuál es su objetivo? ¿qué persigue? ¿a quién beneficia? Y la respuesta es sencilla: precarizar. Seguir en la senda de la precarización laboral a la que tan acostumbrados nos tienen desde hace ya alguna década. Y si la mayoría de la sociedad venimos sufriendo este proceso, desear lo mismo para los pocos que han conseguido mostrarse a salvo, no es precisamente el camino para recuperar derechos, sino más bien todo lo contrario. El éxito de esta sociedad capitalista en su lucha de clases es hacer que nos veamos los iguales como el enemigo. Es un logro que no se consigue de un día a otro, llevan décadas trabajando duramente en ello y son muy buenos haciéndolo. Nuestra sociedad estupidizada ve en el "diferente" al causante de sus injusticias o, al menos, un objetivo lo suficientemente válido como para descargar contra él su frustración al tiempo que, los verdaderos causantes de la precariedad son ignorados, adorados, comprendidos o votados. Este es nuestro sistema y, muy especialmente nuestro país.
En lo referente a los otros dos puntos, atendiendo en primer lugar al relacionado con la formación me consta que vienen trabajando en esto en los últimos años.  Reconozco que me parece un aspecto de suficiente relevancia como para tenerlo en cuenta. Ahora bien, ¿el objetivo del decreto es acaso mejorar la formación, profesionalidad, competitividad y demás? Voy a dudarlo.
Y finalmente llegamos al tercer punto, el más cuestionado, el más difícil a mi juicio de defender. El que debería conllevar por parte del colectivo una mayor reflexión. Si nos levantamos contra las injusticias y defendemos los derechos de los trabajadores entiendo que la entrada a un puesto de trabajo venga garantizado, en la medida de lo posible, por igual de oportunidades para todos. Y esto, evidentemente en este colectivo está muy lejos de ser así. Ahora bien, ni es el único(taxistas, Acerinox, Refinería, talleres, y el infinito etc. que queramos incluir), en cierto modo tiene su historia y sus motivos y, sobre todo, no es el punto a debatir. Porque el Real Decreto no va a venir a repartir más el trabajo. No viene a dar más empleo para más gente. Si esto fuese así igual habría que darle otro enfoque a todo, pero es que no es así. De igual modo que cuando nos pedían esfuerzos y recortes hubiese sido distinto si estos se hubiesen traducido en una mejora de la sociedad del bienestar y no el pago de una deuda generada por el rescate de bancos corruptos. Pero no, el motivo prinicipal es el de siempre, abaratar costes para concentrarlo en menos manos. Globalización, neoliberalismo. La historia de siempre.
Nosotros, como clase trabajadora que somos, deberíamos apoyar,o empatizar al menos con la ardua lucha que este colectivo tiene por delante y de la que, por otro lado, no nos vendría nada mal tomar nota. Como funcionario he visto cómo se recortaban muchos derechos laborales al tiempo que buena parte de la sociedad los aplaudía por lo "cómoda" que es nuestra vida, etc. Como docente he visto cómo muchos derechos me iban siendo quitados al tiempo que muchos sectores de la sociedad lo aplaudían porque claro, tenemos muchas vacaciones. Probablemente muchos portuarios fuesen los primeros en aplaudir. Probablemente muchos otros no. Al igual que hay muchos compañeros míos que están aplaudiendo lo que se les viene encima. Me da igual. Paso. Si no nos solidarizamos entre todos, todos perderemos. Y como esto está muy claro desde hace mucho tiempo he aquí mi posicionamiento al respecto. Siempre con crítica y capacidad de argumentación, debate, y posibilidad de entender otros puntos de vista para fortalecer el mío. Así debería de ser.
Solo espero, que este colectivo, en su lucha y en los apoyos y muestra de solidaridad que recoja por el camino, aprenda, para no olvidar, que son clase obrera. Que no son los únicos y que la solidaridad y el apoyo entre pueblos y colectivos siempre nos hará más fuertes frente a los que siempre miraron, miran y mirarán por los intereses de la oligarquía a la que pertenecen.

jueves, 29 de diciembre de 2016

Carta abierta pa tu carta


Llevo algunos días prometiéndome no olvidar las ganas que  tengo de dedicarle unas palabras a este profe de Jaén que se ha hecho viral. Más que me pese, como es probable que no todos sepáis quién es, tendré que adjuntar el vídeo que lo ha hecho "famoso". No tengo nada en contra de este hombre, aunque lo cierto es que mentiría si no confieso que se me atraganta bastante, puedo entender sus buenos propósitos, pero realmente lo que me  deja patidifuso es ver las reacciones del personal que con sus comentarios poco le faltan para encumbrarlo a los olimpos. Pero mentiría de nuevo si realmente admito que me sorprenda. Poco de lo que a la masa le suele parecer de lo más cool o fascinante coincide con lo que así yo valoro, y esto viene a ser tan antiguo que sigue sorprendiéndome que finja que me sorprenda, pero bueno trataré de ir al grano, que no es otra cosa que argumentar por qué me chirría tanto este vídeo.

El profesor comienza diciendo: "¿qué, habéis suspendido, no? espero que al menos os sintáis mal por haber suspendido" Que viene a decir algo así como: Qué os han dado por culo, no? Espero que al menos os sintáis culpables, sucios y rastreros por ello. Lo cierto es que todo el discurso gira entorno a la idea de que el alumno es absolutamente culpable(y único) de su situación, que no es otra que la de ser un vago desagradecido que todo lo tiene puesto por delante y que no tiene ni puta idea de la vida. "Es que no sabéis nada de la vida. (suspiro) La vida es una putada" Ole tus huevos chaval...eso sí que es una gran labor docente. Húndelos en la miseria, haz que se sientan la escoria más grande que jamás haya existido y ya, de paso, que entiendan que la mierda de mundo en el que viven, solo puede ir a peor. Me parece alucinante. Lo siento, no lo puedo evitar. "Cuando salgáis de aquí la vida os va a poner en vuestro sitio a bofetadas y eso es precisamente lo que os quiero ahorrar". Sigue machacándolos al tiempo que se erige como salvador absoluto...no sé por qué pero ese tipo de conductas me recuerdan a ciertos perfiles muy mal vistos en la sociedad, no? 
Más allá de sus frases resulta digno de análisis también el rictus, la expresión forzada y aparentemente ensayada o como los imita en algún momento dado ridiculizándolos al imitar su forma de hablar.
"Maestro, pero yo pá quiero saber el romanticismo a mí eso me da igual?? No tenéis referentes culturales, no entendéis lo que leéis" Sí, ciertamente los alumnos de hoy día (posiblemente también los adultos de hoy día y los alumnos y adultos de ayer) en gran medida adolecen de referentes culturales, posiblemente eso explica en parte que tu discurso sea tan aplaudido, pero desde luego me vuelve a chocar que desde tu punto de vista de docente (pedagogía y didáctica deberían ser las banderas) encuentres como la forma más propicia de que los adquieran venir a decirles que son unos ignorantes de mierda, en lugar de sembrarles el gusano, la pasión  por aprender, por que se enamoren de esos referentes culturales que no tienen. Por que se enamoren de esas clases que das, y es que eso, querido colega, es lo que más me chirría en tu discurso. Admito que acierto a compartir ciertos análisis que planteas(son demasiado evidentes como para no hacerlo) lo que no coincido en absoluto es con el diagnóstico y las recetas. ¿Dónde está la empatía por tu parte, como profesional, por tratar de entender por qué son tan vagos y andan tan desmotivados? ¿En qué grado conoces su vida en el ámbito familiar, o cuánta responsibilidad en la conducta de tus alumnos recae directamente sobre sus progenitores al tiempo que sobre una sociedad que sigue haciendo girar la rueda propiciando lo que vemos? ¿En qué parte atribuyes al sistema educativo anacrónico, desfasado y olvidado por la clase política parte de estos fracasos?¿Dónde tu autocrítica como parte responsable de su fracaso o falta de motivación? Con todo ello no pretendo desnudar de toda culpa al alumnado propiamente dicho. Por supuesto que son responsables por acción u omisión de su actitud vital, pero honestamente, no creo que nuestra máxima aspiración  como docentes  a la hora de aportar algo a sus vidas sea restregarle por la cara lo malos que son.

pd: al final no he subido su vídeo, paso de spamear mi propio blog, el que quiera verlo que lo busque, que la información está en la red, accesible para todos, para los alumnos de este hombre incluido.

viernes, 25 de noviembre de 2016

BASTA YA



Confieso que me produce un hartazgo casi nauseabundo ese proliferar de entradas virales sobre lo pobrecito y héroes que somos los profes. Estoy harto porque da la impresión de que necesitamos de esas palabras para granjearnos el apoyo de la sociedad cuando, a la postre, todo resulta tan típicamente tópico al tiempo que vacío de sentido y contenido. Si queremos analizar, analicemos, pero saquemos bisturí y hagamos buenas radiografías, no nos quedemos en clichés y frases establecidas. No necesito demostrarle a nadie cuánto trabajo, ni lo importante que es mi curro para que no se ofenda por la cantidad de vacaciones que tengo. Lo que necesito es que la sociedad en su conjunto comprenda la importancia de la EDUCACIÓN(más que de los pobres profesores), y esto también nos incluye a nosotros. Debemos luchar por la mejora de la educación y como profesores debemos remar a la cabeza. Pero no podemos argumentar lo sumamente cargados que estamos de curro a nivel burocrático sin haber realizado una reflexión profunda previa sobre si dicha sobrecarga burocrática no es una soberana gilipollez que responde en última instancia a intereses políticos para esquilmar a la postre nuestra labor docente. NO. Apenas se vislumbra dicha reflexión porque, de hacerse, en lugar de crear y compartir entradas poniéndonos de mártires del sometimiento burocrático sencillamente nos plantaríamos y diríamos: BASTA YA!!!!

Basta ya de competencias, mapas curriculares, estándares de evaluación, informes estériles y sinsentido. Basta de aceptar las ratios desmesuradas, de aceptar la disminución de profesores interinos que no cubren las bajas. Basta de aceptar recortes de derechos, basta de aceptar reuniones absurdas que no conducen a ningún lado. Basta de temer la sombra alargada y difusa de la llegada de la inspección. Basta de no amar la cultura, de mostrarnos mediocres y burgueses. Basta de mirar hacia otro lado y decir las protestas no van conmigo. Basta de decir todos los políticos son iguales. Basta de tratar al alumnado como un enemigo, o como ganado. Basta de no sentir pasión por levantar pasión en el aula. Basta de no querer reinventarnos. Basta de aceptar que todo debe seguir siendo jodidamente igual. Basta Ya de autocompadecernos, ni justificarnos. Basta ya de no sacar los dientes y exigir de una puñetera vez una EDUCACIÓN PÚBLICA Y DE CALIDAD...Con todo lo que ello implica. Movámonos, reflexionemos, debatamos, compartamos. Somos nosotros, los docentes, los que debemos tomar este testigo y dejar de lanzar tantos balones fuera. BASTA YA!!!!

lunes, 7 de noviembre de 2016

Huelgas y peleas educativas varias



Los padres se han puesto en huelga de deberes. Bueno, una parte de ellos. Seguramente los más vagos, holgazanes, caraduras y demás epítetos descalificativos que podamos encontrar para referirnos a ellos. O al menos, eso podríamos inferir si nos atenemos a los comentarios que vengo leyendo o escuchando en estos días a propósito del asunto. Hay padres que han decidido tomar estas medidas, la cual no es en absoluto pionera en nuestro país, sino que ya se ha venido dando en otros, como ocurriera en Francia en el año 2012. Los padres argumentan que sus hijos son sometidos con frecuencia a sobrecargas de actividades para casa, sin importar la edad. Consideran que con las jornadas de 5 horas en primaria(seis y media en secundaria) los más pequeños ya deberían tener suficiente pues esto, en gran medida, repercute directamente sobre el tiempo disponible que pueden tener para otras actividades tales como: jugar, estar con sus padres, jugar, estar con sus amigos, jugar, estar con sus abuelos, jugar o estar en la calle, practicar algún deporte, tocar instrumentos, realizar manualidades, pelearse, o no hacer nada. En fin, obviamente, ninguna de estas actividades que puedan aportar nada positivo para el niño o la niña... (tendré que decir lo de nótese la ironía, por si acaso).

Los detractores de tales medidas no parecen estar muy dispuestos a abrirse al debate y se muestran radicalmente contrariados, echándose las manos a la cabeza y soltando por su boca que qué forma de desautorizar a los profesores, que si a nadie les pasa nada por trabajar un poco, etc. Y bien, no entiendo por qué razón no podemos tratar de abrir un poco la mente e intercambiar ideas sosegadamente...supongo que lo de vivir en España tendrá algo que ver. El caso, es que en estos días he tenido alguna que otra “discusión” sobre el tema y he tenido que leer algo para poder hablar con más propiedad(algo muy recomendable en general, dicho sea de paso). La huelga ha sido convocada por la Asociación de Padres Madres y Alumnos, CEAPA, la cual propone no entregar los deberes durante los fines de semana de noviembre. 

Lo cierto, es que, no hay que ir muy lejos para entender que la necesidad de realizar actividades para casa variará considerablemente en función de la edad, la materia, las necesidades del alumno, etc. En general, vivimos en una sociedad en la que los niños no parecen pasar demasiado tiempo siendo niños. Ni juegan en la calle, ni tienen muchos primos, y en muchos casos apenas ven a sus padres más que a sus monitores de extraescolares. Y responder a este hecho también es complejo porque en muchos casos se debe a nuestra actual confección de la sociedad y sus enormes problemas a la hora de poder conciliar la vida familiar. En otros también se debe a la comodidad de algunos padres que suelen preferir dedicarse a otros asuntos que a los propios de educar a sus hijos. Por otro lado, la marginalidad sigue siendo creciente en este país, hecho lógico y normal si nos atenemos a la desigualdad, del mismo modo creciente. Además, las formas de vida derivadas del uso de las nuevas tecnologías incrementan el aislamiento que en ocasiones experimenta el niño( y sus padres). Por todo ello, el hecho de que algunos padres pongan el acento en la necesidad de cuestionar la obligatoriedad de realizar actividades para casa pues repercute en la cantidad y la calidad del tiempo disponible para con sus hijos, puede no parecer tan descabellada. La comunidad pedagógica está también dividida: hay quien cree que las actividades para casa les enseña a los alumnos el camino de la responsabilidad y la autonomía, y por otro lado, los que creen en la necesidad de que el individuo experimente y aprenda mediante otros medios como el juego, así como que mucha sobrecarga de trabajo puede incluso generar un efecto de rechazo en relación con el aprendizaje. Hay padres y docentes que argumentan que no es para tanto, pero también he oído a otros narrar cómo su hijo de seis años es castigado sin recreo por no realizar las actividades, supuestamente voluntarias, para el fin de semana.

A muchos detractores de esta huelga parece enervarles el hecho de que se esté faltando a la autoridad del profesorado. Y yo me pregunto, ¿por qué ha de verse como una ofensa al profesorado como tal? ¿por qué no se entiende como una medida más amplia contra el sistema educativo? ¿Acaso los docentes tenemos que erguirnos como los mayores celadores del sistema educativo? ¿Nuestra condición de burócratas nos impide ser crítico con él? Y es más, si realmente se cuestionara nuestra autoridad, ¿qué es lo que buscamos en nuestros hijos? ¿que no cuestionen nada? Pues da la casualidad de que además de docente soy padre y cuestionar las cosas es uno de los hechos que más necesarios me parecen a la hora de abordar la educación, ya sea del alumnado, ya sea de mis hijos.

A muchos detractores de esta huelga parece preocuparles en gran medida la posibilidad de que dejando de lado las actividades para casa siga incrementándose el fracaso escolar de los alumnos. Convendría decir llegados a este punto que España es el quinto país que más deberes manda para casa y uno de los primeros también en abandono escolar temprano. Por otro lado, Finlandia y Corea del Sur, los dos países de mayor éxito educativo(supuestamente) son también los que menos actividades mandan. A pesar de eso, no voy a simplificar la cuestión haciendo una correlación con ello, pero sí que podemos observar al menos, que la correlación de mandar mayores actividades y mayor éxito educativo tampoco parece garantizada.

Muchos detractores de esta huelga entienden que los niños holgazanearían o bien están siendo sobreprotegidos por sus padres y demás. Conozco a muchísimos padres que vienen mostrando su malestar ante la sobrecarga de deberes para casa que, precisamente, no convierten a sus hijos en holgazanes, sino todo lo contrario, coincide que son los padres más preocupados e implicados en la educación de sus hijos que conozco. Les ayudan a explorar nuevos entornos, les dejan hacer, respetan sus emociones, conversan, tratan de explicar y gastan minutos, horas, días, semanas y vidas compartiendo experiencias con ellos. Experiencias que en casi todas las ocasiones revierten en un mayor aprendizaje del niño: ya sea de ciencias, ya sea de letra, ya sea de historia, matemáticas, educación física o plástica. Compartiendo tiempo, vida y experiencias.


La educación es una palabra muy bonita, muy hermosa y que tiene cincuenta mil patas. Es compleja y todos decimos que queremos mimarla, aunque cada cual la entienda a su manera. Aunque cada cual entienda la suya, así como la suya ha tenido. Titánicos esfuerzos debemos todos realizar para cooperar conjuntamente y acudir en su ayuda porque lo que sí parece obvio es que no pasa por sus mejores momentos. Como he dicho, las causas de este mal que sufre es tremendamente compleja y trasciende a la política, la sociedad o las nuevas tendencias. Es un conjunto de sumas, restas y sinergias de las anteriores. La educación debe ser la herramienta que nos ayuda a realizarnos plenamente como individuos y este hecho apenas logra ser alcanzado por nuestro alumnado, el cual tiene bastante asumido que es para encontrar un buen puesto de trabajo...con estos mimbres, y tantos otros, las cosas que pasan son fáciles de explicar. Pero si tan amantes de esta palabra nos mostramos. Si tanto brillo le queremos sacar, lo mínimo que podemos hacer es realizar entre todos ese gran esfuerzo por comunicarnos, entendernos, unirnos, reivindicar y luchar por la mejor educación para nuestros hijos. Toda medida que vaya en esa dirección bienvenida sea.